EL PODER TREMENDO DE LA SUGESTIÓN





Usted debe darse cuenta que la mente consciente es el vigilante que está en la puerta, que tiene como función fundamental proteger su mente subconsciente de las impresiones falsas. Y además usted sabe que el subconsciente no puede hacer comparaciones ni que tampoco razona, ni piensa por sí misma porque esta función pertenece a su mente consciente; simplemente reacciona y obedece a las impresiones dadas por su mente consciente.


El siguiente es un ejemplo clásico del tremendo poder de la sugestión.


Supongamos que usted viaja en un barco, en tren o en un bus y le dice al pasajero compañero de viaje: "usted luce muy enfermo, está muy pálido"; "yo creo que se va a marear, déjeme que le ayude".


El pasajero se tornará pálido; sufrirá mareos porque se juntaron la sugestión y el miedo, perdiendo la confianza entregándose al dominio ajeno, creyéndose enfermo cuando estaba perfectamente sano.

1 visualización0 comentarios