TODOS Y CADA UNO DE NOSOTROS REZA





¿Sabe como orar o suplicar eficazmente?


Hace cuanto tiempo que usted reza como una parte de sus actividades diarias? En una emergencia, en momento de peligro o preocupaciones, cuando está enfermo, cuando la muerte está cerca; reza usted por su vecino o por otros, para sí mismo o por sus amistades?


Lea en los periódicos como las plegarias se ofrecen por todas las naciones, por un niño inválido, por un mal declarado incurable, por la paz de las naciones, por un grupo de mineros atrapados al fondo de un socavón; observe con sorpresa que al ser rescatado, los mineros testimoniaron que mientras esperaban ser rescatados, rezaban y rezaban.


Un piloto, declaró que rezó mientras hacía un aterrizaje forzoso, logrando tener éxito. Realmente, la plegaria es una ayuda siempre presente en todo tiempo de prueba; pero usted no debe esperar que se presente la prueba para hacer su plegaria, haga que ella forme parte integral y constructiva de su vida.


Las dramáticas respuestas a las plegarias forman grandes titulares en los periódicos y están sujetas a testimonios contando la efectividad de éstas. Qué decir de las muchas plegarias modestas de los niños, la simple acción de gracias en la cotidiana comida, las súplicas llenas de fé en donde sólo el interés personal perseguido es la comunicación con lo Divino?.


Mi relación con los demás me obligó a estudiar los varios caminos, sistemas y técnicas de la plegaria. He experimentado su poder en mi propia vida y he hablado, entrevistado y trabajado con mucha gente que ha acudido también a la plegaria como ayuda. El obstáculo está en explicar y decir a los demás como debe orar o hacer su plegaria. La gente que tiene problemas, difícilmente puede pensar y actuar razonablemente. Necesitan una fórmula que le facilite, un patrón a seguir un método simple y específico.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo